Cómo hacer leche condensada y dulce de leche sin productos animales.




Son recetas sencillas ya que el proceso es el mismo que para hacer las tradicionales pero cambiando la leche de vaca por una leche vegetal que nos guste, así que si ya has hecho alguna otra vez leche condensada o dulce de leche te resultará igual de fácil. 

¿En qué consiste?

La leche condensada es el producto de reducir la leche (vegetal en este caso) exponiéndola a calor durante un tiempo prolongado para que se evapore agua y los azúcares se caramelicen ligeramente. En el caso del dulce de leche lo que buscamos es que se caramelicen mucho más.
Cuanta más cantidad queramos hacer más largo será el proceso (puede durar varias horas, ya que tiene que evaporarse mucha cantidad de agua), pero una vez hecho se puede guardar durante mucho tiempo bien cerrado en la nevera o congelado.

¿Con qué leche vegetal lo hago?

En principio puedes utilizar la que quieras: leche de soja, de almendras, de avena, de arroz, de coco… la que te sea más fácil y barata de comprar o de hacer en casa, aunque con unas te quedará mejor que con otras.
Altas en proteínas: Las leches vegetales altas en proteínas como la leche de soja o la de almendras facilitarán el proceso y aportarán un extra de sabor y color ya que durante la cocción las proteínas se tostarán ligeramente.
Altas en sólidos: Se trata de que se evapore mucha cantidad de agua, así que las leches vegetales que contengan bastantes sólidos (que sean poco aguadas) permitirán que terminemos antes la receta a la vez que tendremos una leche condensada o un dulce de leche más cremosos. Las leches vegetales caseras pueden tener más sólidos que las comerciales: tú controlas la cantidad.
Altas en grasas: la leche vegetal que más grasas contiene es la de coco, y también es de la que más sólidos suele contener . Con este tipo de leches vegetales nos saldrán dulces de leche y leches condensadas mucho más cremosas, elásticas y que se derriten en la boca. También se pueden utilizar natas vegetales para cocinar, de soja, arroz, espelta, etc., o mezclar una nata vegetal + una leche vegetal.
Azucaradas, con sabores…: aunque puedes utilizar la leche vegetal que quieras, es preferible partir de una leche vegetal no azucarada y sin sabores (y sin gomas, ya que pueden hacer nuestro dulce de leche o nuestra leche condensada excesivamente pegajosos o duros), de forma que sólo haya que añadir la leche vegetal, el azúcar y un toque de vainilla si queremos, logrando el mismo sabor que los originales.

¿Qué azúcar uso?

Para la leche condensada vegetal puedes usar azúcar blanco, sirope de maíz, sirope de agave, miel vegana, etc. para preservar el color de la preparación, aunque también dependerá de la temperatura. Si nos pasamos de temperatura los azúcares se caramelizarán más y acabará más oscuro.
Para el dulce de leche utiliza preferiblemente azúcar moreno, panela, melaza u otros endulzantes de color más oscuro o altos en melazas. Esto proporcionará un sabor más profundo y un color marrón más oscuro y vivo.
En cualquiera de los dos casos puedes utilizar stevia u otros endulzantes, aunque se verá afectado el color (más claro) y el sabor (sabrá diferente, pero si te gusta no hay problema).

Cómo hacer leche condensada vegana

Empezaremos por cómo hacer leche condensada vegana. Necesitarás:
- 2 tazas de leche vegetal (la que quieras, mira los puntos anteriores y elige la que prefieras)
- 2 cucharadas de azúcar (u otro endulzante al gusto)
- esencia o extracto de vainilla (es opcional, sólo si te gusta)
- 1 cacerola pequeña
- 1 cuchara o un batidor de varillas para remover
- un envase para dejarlo enfriar y guardarlo
  1. Mezcla la leche vegetal con el azúcar y ponlo al fuego, a fuego medio, hasta que empiece a hervir, removiendo ocasionalmente.
  2. Baja un poco el fuego, lo justo para que siga hirviendo suave. Remuévelo despacio. Tras 10-12 minutos habrá reducido un poco y se notará.
  3. Ve bajando el fuego conforme va reduciendo la mezcla. Así evitaremos que los azúcares se caramelicen mucho y muy rápidamente. Remueve la mezcla de vez en cuando, pero no la dejes varios minutos sin atender o se irá caramelizando el fondo.
  4. Tras unos 40 minutos nos quedará ½ taza de esta reducción (si no, déjalo 5-10 minutos más). Estará más espesa, un poco más oscura, suave y sedosa. Añade si quieres unas gotas de esencia o extracto de vainilla. Puedes sacarlo y dejarlo enfriar ya o dejarlo unos minutos más si lo quieres más espeso. Recuerda que, de todas formas, espesará más cuando se enfríe.
  5. Deja que se enfríe durante al menos 4 horas. Puedes dejarlo en la nevera. Remuévelo antes de usarlo en cualquier preparación.
Leche condensada vegana

Puedes ajustar la cantidad de azúcar según la cantidad de leche condensada vegana que vayas a hacer o según tus preferencias. Eso sí, no utilices demasiado o se caramelizará mucho y muy rápido.
Guarda tu leche condensada vegana en un bote bien cerrado en la nevera, te durará varias semanas. También se puede congelar (te durará hasta 1 año). Utilízala igual que la leche condensada tradicional: para el café, para hacer dulces, para helados, etc.


Cómo hacer dulce de leche vegano

La preparación es similar a la leche condensada vegetal, pero para esta receta lo que buscamos es que se caramelicen más los azúcares y que quede más oscuro. Necesitarás:
- 2 tazas de leche vegetal (la que quieras, mira los puntos anteriores y elige la que prefieras)
- 3 cucharadas de azúcar moreno (u otro endulzante al gusto)
- esencia o extracto de vainilla (es opcional, pero le dará muy buen sabor)
- 1 cazo o cacerola pequeña
- 1 cuchara o un batidor de varillas para remover
- un envase para dejarlo enfriar y guardarlo
  1. Comenzaremos igual que con la leche condensada: mezcla la leche vegetal con el azúcar moreno en el cazo o cacerola. Ponlo a fuego medio-alto, removiendo ocasionalmente, hasta que empiece a hervir.
      2.  Baja un poco el fuego (sólo un poco), manteniendo una ebullición no demasiado fuerte (para que no se nos salga). Remuévelo de vez en cuando, sobre todo si empieza a formarse espuma, y sopla sobre ella para que no se salga. Tras 10-12 minutos se notará ya un color más pronunciado y habrá empezado a reducir visiblemente.

      3. Ve bajando el fuego muy poco a poco según vaya quedando menos cantidad de líquido, pero que siempre siga hirviendo la mezcla. Para el dulce de leche sí necesitamos que se caramelicen bien los azúcares. Remuévelo ocasionalmente para evitar que se pegue al fondo de la cacerola o que se forme nata por encima.
        4. Tras aproximadamente 35 minutos te quedará algo menos de media taza de dulce de leche, muy cremoso, oscuro y acaramelado. Puedes añadir en este punto unas gotas de vainilla. Si lo quieres más denso puedes dejarlo 5-8 minutos más al fuego, removiendo constantemente para evitar que se queme (baja un poco más el fuego de todas formas). Al enfriarse quedará más espeso aún.
        5.Apártalo del fuego y deja que se enfríe al menos 4 horas. Puedes dejarlo en la nevera. Remuévelo antes de utilizarlo. Si después de hecho lo quieres más denso, puedes volver a ponerlo al fuego unos minutos más, removiendo constantemente, y dejar enfriar.

Dulce de leche vegano


Utiliza tu dulce de leche vegano como quieras, igual que el tradicional: para tus alfajores u otros dulces, helados, etc.
Puedes hacer más cantidad de dulce de leche multiplicando los ingredientes. Tardará más en hacerse, pero tendrás más cantidad que puedes guardar en un envase bien cerrado en la nevera durante semanas o en el congelador (1 año más o menos).

fuente : gastronomiavegana.org/



No hay comentarios:

Publicar un comentario